Sophi Germain

Mi desconocido amigo

La misiva parecía urgente y el general Pernety, al que le unía una profunda amistad con Sophie Germain, dejó a un lado sus despachos y ordenó a su ayudante que hiciera pasar a su amiga. Tras tomar ambos asiento, el general comenzó a hablar:

–Ahora, Sophie, cuéntame qué es eso tan importante. La agitación volvió a la mujer que, con voz nerviosa, comenzó a hablar de manera atropellada:

–¡No permitas que le pase lo mismo que a Arquímedes! La guerra no respeta nadie y él no ha hecho ningún mal; su pérdida sería irreparable.

–¿De qué hablas? –la interrumpió el general–. No entiendo nada.

–¡La guerra con Prusia! El ejército imperial invadirá la ciudad de Brunswick y allí vive un sabio que nada sabe de guerras, se llama Gauss. ¡Protégelo cuando tus tropas entren en la ciudad!

–Tranquila, me encargaré de que ningún mal le suceda a tu amigo.

Tiempo después, tras la campaña, de vuelta en París el general Pernety volvió a reunirse con Sophie:

–Estarás contenta, cumplí tu encargo; sin embargo, hubo algo muy extraño, pues cuando le dije quién era su benefactora, él aseguró no conocerte. ¡Los matemáticos son muy raros!

Sophie sonrió, le dio las gracias y le explicó que solo conocía a Gauss por correspondencia y que ella firmaba sus cartas con otro nombre: Le Blanc. En una de esas cartas aparecen los números primos de Germain, son los números primos tales que su doble más una unidad también es un número primo.

Matemáticas 4º ESO – Ed. Santillana –


Sophie Germain fue una mujer luchadora, con ganas de estudiar y aprender, en una época difícil en la que los hombres no permitían a las mujeres algo tan simple como esto.

Hay infinitos primos de de Germain. Yo, como profesor, he querido hacerme famoso definiendo los “primos de Jorge” como aquellos números primos tales que su doble más dos también es un número primo; pero Julián ha estado atento y me ha demostrado que no hay ningún primo de Jorge. ¡Adiós a mi fama!